De bueno a mejor



El funcionalismo de la Evangelización

Ricardo Rubio

www.ricardorubio.org

Del Rio, Texas – La iglesia existe para evangelizar. Sin embargo, la tarea encomendada por Jesús de salir y evangelizar y ejercida con ardor y tesón entre los primeros discípulos (1 Corintios 9:16), es la labor que menos se hace entre los creyentes en la actualidad. La causa del detrimento del mandato de Jesús (Marcos 16:15) es porque se ha olvidado el funcionalismo de la evangelización.

De todos los elementos funcionales de la evangelización, donde más se ha fallado es en el entendimiento y comprensión del código en que fue escrita la Biblia. Al respecto presento lo que hay que tener en cuenta con absoluta y clara intencionalidad:

La fuente de la evangelización es Dios. El emisor es el evangelizador. El mensaje es el anuncio del evangelio del reino de Dios, esto es, las buenas noticias del reino de los cielos que está entre nosotros. El medio es la iglesia, la asamblea de quienes se reúnen como cuerpo de Cristo.

El contenido es Jesús, la Palabra de Dios hecha carne. El canal es el lenguaje espiritual de Dios en relación con el cerebro espiritual humano. El receptor es el prospecto que recibe y acepta la Buena Noticia del reino de los cielos. El ruido y los filtros son el mundo y los creyentes apáticos.

La respuesta y la retroalimentación es interrelación recíproca, bilateral, permanente y mutua entre Dios y el ser humano. Si queremos ser parte eficaz del cuerpo evangelizador de la iglesia nos corresponde unir y usar todos los elementos funcionales del quehacer evangelístico.

1 view