IGNORADOS NO MAS




Por José López Zamorano

Para La Red Hispana

A estas alturas de la pandemia del COVID-19, que está poniendo en jaque al sistema de salud pública y a la economía de los Estados Unidos, nadie pone en duda las contribuciones significativas que la comunidad de trabajadores esenciales de origen latino ha hecho a lo largo de este trágico año que termina.

En los hospitales, campos de cultivo, las empacadoras de carne, la industria de la hospitalidad, los supermercados, un incontable número de latinas y latinos han estado y siguen arriesgando todos los días su vida haciendo los trabajos esenciales para llevar comida a nuestra mesa o cuidar a nuestros enfermos.

Por eso fue particularmente doloroso para muchos de estos trabajadores esenciales que durante los primeros paquetes de rescate económico aprobados por el Congreso fueran ignoradas las familias mixtas, aquellas compuestas por ciudadanas o ciudadanos de los Estados Unidos, cuyo cónyuge es una o un inmigrante indocumentado.

Se requirió de intensas negociaciones para que las familias mixtas fueran incluidas en la última versión del paquete de rescate económico aprobada en el Congreso y ahora podrán recibir el beneficio de un cheque de $600, para tratar de aliviar el peso que ha representado la pérdida de empleos a lo largo de la pandemia.

El nuevo paquete incluye además $300 semanales por desempleo durante 11 semanas, 284 mil millones de dólares de un nuevo paquete de apoyo a pequeños negocios, 82,000 millones de dólares para escuelas y universidades, 13,000 millones de dólares en asistencia nutricional y 25,000 millones de dólares en ayuda para renta.

Es un resultado justo para todas aquellas personas que merecen un alivio económico en medio de la pandemia, pero especialmente para aquellas más vulnerables entre nosotros que han continuado realizando los trabajos esenciales a un altísimo costo personal, toda vez que han sido afectadas desproporcionalmente por casos de COVID-19, hospitalizaciones y decesos.

Resulta obvio que el nuevo paquete de rescate económico será insuficiente para cubrir las necesidades de amplios sectores del país que han sido golpeados duramente por la pandemia y sus secuelas. Por eso debe ser visto como un anticipo de un paquete más ambicioso y generoso que pueda ser promovido por el próximo gobierno a partir de enero.

Se espera que el gobierno de Joe Biden, que asume el poder al mediodía del 20 de enero, se mueva con velocidad para presentar esa nueva propuesta al nuevo Congreso.

Ojalá ese plan tenga el mismo espíritu inclusivo que el más reciente paquete de rescate económico. Es un acto de elemental justicia para todas las familias vulnerables que siguen arriesgando su vida por el bien de todos nosotros durante la peor emergencia de salud de nuestras vidas.

Para más información visita www.laredhispana.com


2 views0 comments